¿Qué es un “medio auxilio” y qué cuidados tener al usar esta rueda de auxilio especial?

El “Medio Auxilio”, o neumático de auxilio para uso temporal, es sin dudas una sorpresa para muchas personas. En momento de cambiar su neumático pinchado, con el apuro, recién descubren que la rueda de auxilio que trae el modelo de vehículo, no es igual a la que se debe remplazar.

¿Qué es el “medio auxílio y cómo se debe utilizar? ¿Lleva algún riesgo o mayor cuidado el neumático de auxilio de emergencia?

¿Por qué mi rueda de auxilio no es igual al resto de neumáticos?

Muchas personas compraron el vehículo y, ya sea nuevo o usado, jamás revisaron de tener un neumátixo de auxilio en condiciones. Extra de la revisión mensual necesaria para que una pinchadura de rueda no nos “sorprenda” con el auxilio desinflado, hay que conocer qué tipo de equipamiento tenemos o qué cambiar para una mejor resolución del inconveniente que se pueda presentar.

Las “ruedas de uso temporal”, aunque tambien se las llama “medio auxilio” ó “neumático de uso en emergencia” y otras variantes, es una versión de tamaño útil, pero muchas menores prestaciones al neumático de uso normal.

En algunos casos estos auxilios son más económicos en costo de producción, pero también se eligen por diferentes marcas y modelos en ahorrar espacio y peso en el baúl del auto. Esto sin duda es agradecido al tener que cargar las valijas e irnos de vacaciones en familia, pero ¡si se nos pincha una rueda podría no ser fácil solucionarlo!

¿Qué desventajas tiene una “media rueda de auxilio” y por qué no debería usarla más que para emergencias?

Las “media rueda de auxilio” son, como lo indica su nombre, una versión reducida: la altura es idéntica a las otras, pero su ancho es menor. Resiste el peso del vehículo con carga liviana, podemos usarla (dependiendo cada modelo y manual del fabricante) por hasta 50 kilómetros e incluso menos en otras, y sin superar la velocidad moderada de en rededor de los 40 a 60km/h.

Conocé los próximos feriados

En sí, es una rueda estrictamente de “auxilio y emergencia”, ya que el neumático de este tipo no nos permitirá conducir de forma estable y segura por más que solucionar acercándonos hasta el próximo taller. Esta limitación debemos conocerla y, en el manual del vehículo o página web del fabricante, tendremos más detalles particulares sobre su uso.

Si bien el auxilio distinto, de estos modelos novedosos trae revisiones de seguridad que ayudarán al comportamiento seguro, no son más que un uso temporal estrictamente.

¿Qué cuidados debo tener al conducir con una rueda de auxilio?

Con cualquier rueda de auxilio se debe tener más precaución. El sobrepasar el peso y velocidad admitidos, sumado a una conducción más prudente y atenta que la habitual, son necesarias para advertir cualquier cambio que uno pudiera sentir en el normal desenvolvimiento del recorrido.

Las “media rueda” tienen un letrero que, de acuerdo al modelo, admiten una velocidad, peso y kilómetros. Luego debe tirarse, ya que reutilizarla es de máximo riesgo.

La clave es ser prudente y extremar los cuidados. Sólo nos llevará al próximo taller, a pocos kilómetros, pero con menor estabilidad, aumento de riesgo en frenados repentinos, menor adherencia en calzadas mojadas.

Incluso, si el vehículo no tiene el adecuado mantenimiento o el camino no tiene óptimas condiciones, no alcanzará tampoco a cubrir una seguridad aceptable. De hecho, la mayoría de fabricantes enfatiza y advierte que no se debe utilizar en caminos de tierra, piedra o sobre arena; sólo en asfalto seco.

¿Qué alternativas puedo utilizar a la rueda de auxilio?

Durante años, décadas y casi un siglo de automovilismo, se usó siempre una rueda “común”, igual, similar a las otras cuatro que son el apoyo del auto.

Si bien algunos conductores han utilizado alguno de los neumáticos en mejor estado cuando hacen el recambio, este auxilio “común/tradicional” para remplazar alguno de los otros neumáticos es quizás el más adecuado.

Aún cuando elijamos una rueda que por casualidad o “mala suerte” tuvo más pinchadas o algún golpe, y dejamos esa otra rueda como remplazo de emergencia que generalmente está nueva, probablemente con la valoración de un mecánico podamos estar más cómodos que con la “sorpresa” de un apoyo diferente.

Algunas “media rueda” son realmente de un sólo uso, es decir, descartables. Leer con atención el rótulo de la misma y recomendaciones del fabricante.

También está la opción de obtener una más gastada, recapada, de segunda marca y menor precio, pero debemos asegurarnos de marcarla debidamente para jamás confundirla en los recambios. Se debe tener siempre en cuenta que la función del auxilio es asistir temporalmente y no la conducción permanente.

Cuando se recambian los neumáticos, se realiza alineado y balanceado, se realiza la correcta rotación y control del desgaste, se puede elegir uno de ellos como auxilio. Así tendremos una rueda “segura”, debidamente controlada por un taller especializado, la cual tendrá similares características a las otras.

Por último, debemos tener un registro y agenda de los mantenimientos realizados a los neumáticos, anotando fecha y kilometraje de recambio, rotación, pinchadura (cuándo, qué la pinchó y a cuál), y la debida rotación de lados y tren delantero con el trasero, como lo indique el fabricante o mecánico de confianza.

Comentarios

LEER TAMBIEN